Medeidades

Medeidades
Autor: Gonzalo Rueda

Datos personales

Mi foto
Olga Domínguez (Barcelona, 1979) es licenciada en Filosofía y graduada en Trabajo Social. "Medeidades" es su primer libro, que agrupa poemas escritos mayoritariamente entre 2010-2012.

sábado, 8 de diciembre de 2012

II Rotos


Rotos,

nos quedan los trozos.

Palabras

que restan

calor a esta hoguera

que intentamos salvar.

A un paso

de abrir esa puerta,

maldita,

a los cientos de finales

que hace mucho anticipé.

Soltando  la cuerda

en el mismo impulso

imposible

en el que até

tantos contras a tus pros

tanta entrega sin dejar

que acertaras con la clave

de este misterio

absurdo.

Cortina que esconde

mi torpeza  

vehemente

 en persistir  en  lo que duele.

Incapaz ya de ser

lo que amaste  

amablemente

 sin medir.

Rotos,

nos quedan los trozos

y una calle vacía

donde ya no me esperas.

martes, 25 de septiembre de 2012

I Ruido, ruinas

Ruido, ruinas,
ruedas. Zumban
niños, nichos,
perros.
Lágrima en polvo que pide
salir de esta mugre.
Tus ojos
han truncado el ensueño
por rotos.
Nunca vimos semblante más triste,
nunca pudo ser menos el alma
entre el miedo y la basura.
Arterias
de vida contaminada.
Y la sed
que no cesa
y nos deja
un reflejo
de infierno
en el cristal.

miércoles, 15 de agosto de 2012

LXIII Limpio

Limpio.
En la trama
que urde
el compás
de esta hilera
de hormigas
asesinas.
Grageas
que acotan
el paso tullido
de un pez
que no olvida.
Recuerdo
el crujir de las piedras,
tu boca en mi cuello
gritando al deseo.
Sordina fue el viento
para canciones de amor.
Fuera
del alcance
del tiempo
tamizo ese instante,
petrifico tu voz.
Insoluble
te encuentro,
indeleble
inconsciente
en tu lucha
por ser.

Y una palabra tuya
bastará para que arda.

domingo, 15 de julio de 2012

LXII Llegas

Llegas

Hoy que estallan las bisagras,

 la conciencia aletargada

y su valor.

Hoy de nuevo el mundo en jaque

no recuerda que otras noches

de verbena

fuimos cal.


Naces

Y eres nuevo como un beso,

tan completo en tu milagro

que apareces                                                                          Lluc 23-06-12

de repente

como un trozo de remedio,

un cachito  de amuleto,

nuestra luz.



Vive

No te canses de ser gota

que aun dormida va llenando

la reserva  de belleza,

los bolsillos de inocencia,

sé verdad.

Que no hay gloria en ser tristeza

sino en dar a quien merezca

el corazón.



Eres ser,

eres comienzo,

un barrido de silencio,

la esperanza que ahora mece

nuestro amor.


lunes, 23 de abril de 2012

LXI Que hubo un tiempo para el rezo

Que hubo un tiempo para el rezo
las pieles de alambre
de anís
el enjambre,
de alquimia
el saber.
Que no habrá quien te adore
si ocultas cadalso
los pies
invertidos
son paz
que no sana
cajón
que se atasca
y el consuelo es morir

Que hubo un tiempo sincopado
una astilla,
el pecado
contando misterios
pasamos las horas
volteando la apuesta
barniz, la trastienda
del ser uno más
Que no habrá quien recuerde
tanta luz en la noche
la torpeza, ese broche
es belleza
que muere
de amar sin querer

Que hubo un salto al vacío
de fe, consentido
Se armaron los hilos
las tuercas
del nido
Contando segundos,
rituales, el mundo
fue cayendo
a los pies
Que no habrá quien nos robe
ese tiempo
de valientes
persistir en la muerte
de flores
marchitas
encajar la sonrisa
y aprender a vivir

Que hay un tiempo sin agujas
enredados, la ternura
como el gato
y su madeja,
es la mínima
certeza,
necesaria
entre tanto
revolver.
Que no habrá quien nos sostenga
cuando el pulso
de esta entrega
sea rueca
de cenizas
comedor para
polillas
sinrazón.

Contra todos los pronósticos
dejaremos
un buen día
de existir

viernes, 16 de marzo de 2012

LX Rugen dimes y diretes

Rugen dimes y diretes
cascabel
Parasoles, las macetas
ya se ven
transeúntes, los apuntes
tu silbar
Van rozando
nuestras yemas
la pared
Se entretienen
las señoras
en guiñar
su reflejo, de camino
Cogerás
de este tren
las mariposas
el sostén
que se atasca a última hora
Asómate
a las puertas, las miradas
Mi baúl
está lleno de canicas
ya tiré la Kryptonita
Es que no ves
que los soles
no precisan
madrugar
Se han parado
los relojes
sin chistar
Te sonríen las estatuas
no se atisban telarañas
Esta vez
bailaremos al compás
del corazón
Doblaremos calcetines
del revés
Dormiremos sin pijama
que no hay frío en esta cama
Tú verás
si acabáramos
por ser
lo que no fue
Si colgamos
serpentina
del balcón
Y tomamos esta isla
donde hay sueños a la vista
Quien podrá
reprocharnos
que es mentira
si ahora es hoy y tú me miras
 
Quédate
que abriremos la ventana
sin pensar
Comeremos  un helado
de turrón.

lunes, 27 de febrero de 2012

LIX Aprieta mi mano



Aprieta mi mano
que no hay nadie
que sea
más fuerte
no hay nadie
que apriete mi mano
más fuerte
no hay nadie
más fuerte
que tú.

Abrázame ahora
que como tú
me quieres
no hay nadie
que me abrace
como tú
no hay nadie
que me quiera
más que tú
no hay nadie


Salva mi día
que no hay nadie
que me haga reír
más que tú
no hay nadie
que me salve
como tú
no hay nadie
con quien ría
solo tú.

No me tengas en cuenta
que a veces
te necesite
Y olvide preguntarme
quien salva
a los héroes.
 

lunes, 6 de febrero de 2012

LVIII Es por miedo

Es por miedo
que gritamos
que es por ciencia
donde estalla 
la impaciencia
ambivalente
de sabernos
ser de carne,
de carnaza
desahuciada
de cañón.

Son las trampas
que socavan
tan maltrecha
la esperanza
de esperar que
no haya nada
sólo el mástil
y la espada
que arremete
contra sombras
que no explican
el pastel.

Cuenta doble
la entelequia
si confirman
que en la piedra
del lenguaje
está la causa
de ceguera
empedernida,
de conciencia
adormecida
por creer.

Vienen tiempos
insensatos
sin recaudo,
extraviados,
a merced
de los pegasos
buscan polvo
en las estrellas
los que temen
ya ser muertos
de ataúd.

Rompen filas
los demonios
del corsé
de las razones
y enarbola
la ignorancia,
metafísica
endiablada,
cambalaches,
sortilegios,
maldición.

No conmueven
las certezas,
se prefiere
la vergüenza
de ser Oz
una mentira,
la patraña,
el mausoleo
de profetas,
la estrategia
del tahur.

Compadece
la belleza
la retina
que ya quiere
renunciar
a lo que pudo
ser de piel
algo más puro
que la ley,
un antifaz.
 
Dicen más
por lo que callan
los que a pulso
roban piezas,
juegan sucio
al corte seco
de gaznates,
implacables
los guardianes
de pecado y
devoción.

Mientras tanto
seamos pasto
del acuerdo
no firmado
que nos quede
algo más nuevo
que esculpir
la calavera
o enterrarnos
en  herrumbre
de bozal

Sea el grito
de un poema
el matiz
que abra la puerta
a medirnos
con lo que urge
ser verdad
y no de  hielo.  
Ser capaces
de consuelo
ya sin fe.