Medeidades

Medeidades
Autor: Gonzalo Rueda

Datos personales

Mi foto
Olga Domínguez (Barcelona, 1979) es licenciada en Filosofía y graduada en Trabajo Social. "Medeidades" es su primer libro, que agrupa poemas escritos mayoritariamente entre 2010-2012.

viernes, 25 de octubre de 2013

X Ahora que ya


Ahora que ya
no te necesitaba.
Apenas nada
o tan poco
que es apenas
casi nada.

Abrir el frasco,
frasco maldito
de cena fría.
Mitigar el frío,
frío odioso
de cama vacía.
Sacudir manías,
repasar el día,
volver a ser
zorro domesticado
que espera atento
su llamada
de salvación.

Ya lo ves
es apenas
casi nada.
O tan poco,
apenas nada,
ahora que ya
no te necesitaba
y llegas
por fin.

jueves, 17 de octubre de 2013

IX Sobre tu cabeza

Sobre tu cabeza 
el sustrato
del mundo.
Agua, maíz, las raíces 
avíos, pertrechos, el fruto. 
Color, más 
color, 
los colores 
congregados 
en tus curvas 
eternas, 
maternas, 
de principio a fin 
conectas 
la sangre y la vida 
en tu ombligo. 
Sobre la cabeza 
en sencillo equilibrio 
firme y radiante 
sustentas 
el mundo.


martes, 30 de julio de 2013

VIII Qué fue de ese bucle

Qué fue de ese bucle
sempiterno.
Turistas ocasionales
de cementerio en pueblo, 
Testigos apasionados, 
de estación exorcizada, 
abandono en casas.
Qué urgencia se vino
a esta acera
de cáscara en suelo
vigilia y cama.
Dónde el caracol
en su tallo seco,
Dónde tu risa
en mi cuello arqueado.
Será el paso,
implacable,
de este tiempo esquinado
de desamor en ciernes,
que mi voz ya no tiembla
y mueren siempre
entre mis manos, mustias
las palabras.


miércoles, 5 de junio de 2013

VII Encajar

Encajar
la palabra
apenas dicha,
el orgullo
que aun te engulle
y que esta vez,
por una vez,
sea suficiente
aplastar
a aquella avispa
que aun resuena
en mi cabeza

Quizá es cuestión
de someter
tu verdad
y mis reservas
de cariño
a revisión.
Comenzar
con la tarea
de olvidar
lo que fue tierra,
un rizoma,
mi costal.

Nunca supe
ser de arena
y en el fondo
todo ha sido
un ensayo
de derrota.




martes, 16 de abril de 2013

VI





Sonríe y desespera
desguazando una mueca,
repasando el contorno
de la nada.
Camina y los huesos
van quebrando
uno a uno
en su cabeza.
La piel no se agrieta
pero tensa las venas,
los minutos serpentean
en círculos eternos.
Una cuesta hacia arriba
que es bajar
y bajar
rodando.
Mi razón es la mirilla
minúscula,
a este flanco de locura
que me escupe
una verdad a la mentira,
-no es normal,
solo mi vida-
Ahora fuma
lagartijas
mientras salta
y salta
y salta
intentando que esas voces
hoy se dejen atrapar.

sábado, 23 de marzo de 2013

V Busco


Busco
la tuerca
que perdimos
en el camino
osado de quien
pasea la conciencia
por campos de miedo y sangre.
Y sigo sin entender
cómo fue que volvimos
a la luz delgada
de la ignorancia
pusilánime,
astuta y
ciega.
 
Mededeidades en Facebook 

martes, 26 de febrero de 2013



Tú,
que partiste
un diente
contra el suelo
a media luz,
danza libre, crepitante,
esquirlas de alba.
Dime,
que se esconde
en la quietud
de no ser nada
más que un fajo
de mentiras enlatadas
sexo aguado
y turbia pose de corsé.

Ellos,
que no cantan
más que rezos
parabién
y un gran cortejo
a la entrepierna
financiera
que acelera decadencias
de una masa soñolienta,
llaman fe
al festín
de los humanos
que han vendido
su precaria
dignidad.

Somos pan,
un candelabro
para ver
no hay más que darse
cabezazos
contra dios.
Encarnar la piel
del lobo
será cosa ya de locos
Nos jodieron
el presente
sin dudar.

Veis
la secuencia
acelerada
de una historia
que amenaza
repetir.
Tomáis parte
o no dais nada
sois de tierra, denostada
de contente y amenaza
de pulir y antes que nada
decepción.

Él,
se relame por mover
tantas fichas
como muertos
ha tragado en su virtud.
No refleja en el espejo
cuantas marcas
deja el duelo,
en la sombra
los malditos
leen despacio
El capital

Y yo,
que jugué
una partida
con un triple
asesino
te diré
que en el tiempo
de descuento
no le tiembla
el pulso
al diablo.

domingo, 6 de enero de 2013

III Quizá es normal

Quizá es normal
y este invierno
sea terreno
abonado
para piedras.
Es extraño
hacer maletas
para ti.
Reincidir
de nuevo
en el fotograma
tramposo y cómodo
de tu voz.
Puede que sea
patológico y tierno
destripar todavía
el hormiguero
y aun así,
encorvada,
repasar la lección primera
al sol de este invierno
tan normal,
quizá  un desierto
abonado
dulcemente
para fósiles.